viernes, julio 14, 2006

¡Me atacan!

Me siento a comer. Solo. Con la comida preparada en casa y recalentada en el microondas del snack.

En la mesa de mi derecha hay tres mujeres. Estoy casi seguro que son de soft (no pregunten). "Es que debería contarse voto por voto" "Los empresarios bla bla bla" "Fox bla bla bla". "Legitimidad... democracia..." Como escuchar la verborrea del peje, pero con voz de mujer.

Mi ser comía pacíficamente sin poder evitar escuchar la conversación. Mi alter ego les gritaba "Pendejas, ya se contó voto por voto, y en algunos casos hasta dos veces". Pero no, yo soy más prudente que él.

A mi izquierda, otros tres alegres compadres (bueno, dos comadras y un compadre) hablando de... ¿Una telenovela infantil? No sé. Para ser prácticos, algo que ni siquiera vale la pena transcribir o comentar.

Me sentía atacado por los dos flancos. Yo sólo comía, y mi alter ego me preguntaba "huei, ¿que la gente de este periódico no tiene asuntos importantes y trascendentes para platicar?".

En la noche, mi alter ego, 'Niño Opus', que se manifiesta en bits codificados vía messenger, que ocasionalmente se mete en mi subconciente y me dice cómo actuar, decidió irse al Tibet a buscar la paz interior. Difícilmente regresará, y quizás sea mejor, porque de la locura podía ser que eventualmente me hiciera prender un cigarrillo.

No hay comentarios.: