sábado, junio 03, 2006

Siete centésimas / media hora

Volteo la cabeza hacia arriba y el techo me recuerda que todo está igual que hace años, cuando ya empezaba a soñar con trabajar ahí, cuando con toda la impunidad de ser el hijo de un subdirector me paseaba de vez en vez por los pasillos. "Aquí te esperamos". No hay plazo que no se cumpla. Probablemente sea mi único momento tranquilo del día, no lo sé, pero no dejo de preguntarme por mi futuro mientras volteo al techo y tomo otro sorbo de mi mocha blanco (venti, por favor). Horas más tarde llega un hombre a mi lugar y en sus canas me doy cuenta de que el tiempo no perdona, y aunque él ya no es el subdirector yo tampoco soy ya un adolescente...

Y eventualmente pasaría. Sólo quienes realmente nos apasionamos por los deportes sabemos que 7 centésimas de segundo pueden ser una diferencia abismal... Hay un trecho enorme entre 49.89 y 49.82 segundos, y eso terminé por confirmarlo ayer.

Nuevas caras... La noche terminaba de consolidarse al ritmo de los cánticos. ¿Qué puede uno alegar? "Hey, su pasión nos estorba." Vamos, ¿qué clase de argumento es ese?. Y en lugar de eso, mientras los otros seguían entonando las melodías desconocidas, el periodista católico observaba con desazón y reflexionaba qué sería del mundo si todos defendieran sus ideales con ese empeño. Supongo que o bien el mundo sería mucho mejor, o bien se iniciarían guerras en cada esquina por la más mínima idiotez. Por un momento llegué a pensar que los asistentes serían del primer grupo.

"Paso por ti, llego en media hora". Y por qué no, terminar otra noche de un día extraño, como la de aquel 14 de octubre de 2005, en Los Fondues.

1 comentario:

Blackest Pixie dijo...

El periodista catolico? Que pasion te estorbo?