miércoles, junio 28, 2006

Cierre de campaña

A diferencia de la elección de hace 3 años, cuando hice mi campaña del Movimiento de Agitación Ciudadana (MAC) para la Jefatura Delegacional de la Glorieta de Vaqueritos, para este 2006 decidí alejarme de la política. En buena parte porque el Mundial ha requerido el 120 por ciento de mi atención (para referencias, preguntar a las múltiples personas que hacen alarde de mi histeria, algunos con razón, otros no tanto) y porque las campañas de este año han sido poco más de una lucha en lodo, pero sin mujeres.

Creo que hoy se terminan las campañas y nos dan 3 maravillosos días de "tregua electoral", donde "Felipao" Calderón, el Pejemesías y Golpazo no aparecerán en actos públicos. Ah, y sin spots mamones de quién se ha ensuciado más en esta lucha de lodo. Albricias. Mac agradece a Dios y al IFE por estos tres días.

Pero para ironías de la vida, este miércoles, en cierre de campaña, un amigo de lo ajeno tuvo a bien entrar a la casa de ustedes (erm, tendré que replantear eso después de este acontecimiento) a robarse dos laptops. La mía y la de una amiga con todo y sus estampitas de Hello Kitty. Lloro. Creo que lo único plausible de este día, que ha corrido entre búsquedas masivas en casa para ver si no se llevaron nada más, llamadas telefónicas a padre, madre, hermana y vecinos, y visitas a la delegación, ha sido ver que el servicio del Ministerio Público ha mejorado (¿o será solo durante el periodo electoral?).

"Escriba la cantidad de lo robado"

(Oiga, y cómo valúo la pérdida de mi información, que es mucho mayor que los 17 mil más IVA que pagué por el ordenador?)

Textos a morir, fotografías, trabajos de 3 periodos escolares, todo mi portafolio periodístico de trabajo, programas, diseños, ediciones en audio... Y ni siquiera se llevaron las fuentes de poder.

Recuento de los daños: unos 35 mil pesos en fierros y efectivo y la promesa de un viaje a Guatemala. Y mi información, no tiene precio.

En fin, ni llorar es bueno, me dijeron que si quería tomarme el día en el trabajo podía hacerlo. Pero no, aquí estoy de periodista machín (o machote) en él. ("Si Rooney va al Mundial lesionado, yo también", dije una vez que me atacó un gripón del tamaño de la panza de Ronaldo en el inicio del torneo.)

Y todo para pedirles dos cosas. Voten el domingo. Y trabajen desde el lunes (o desde el mismo domingo si les toca, con todo y tinta en el dedote) para dejar de depender de que un hombre que vende imagen de Mesías nos quiera regalar (¿no es eso una compra sutil de voto?) el 20% de nuestro sueldo reduciendo a la mitad el de sus burócrartas, para dejar de esperar que otro nos de trabajo y para que el otro... bueno, el otro ni posibilidades tiene.

No hay comentarios.: