viernes, noviembre 11, 2005

Un regalito

Noviembre siempre ha sido un mes emblemático en la vida del Mac. Y cómo no serlo si un 9 de dicho mes tuvo a bien nacer el señor presidente, y si un 7 se unieron la Primera Dama y él en Sagrado Matrimonio.

Y sí, estamos en noviembre.

Otro evento de noviembre, por ejemplo, fue el 6 de 1997 cuando falleció mi abuelo Enrique. Y ni mencionarles el entierro al día siguiente (sí, exacto, en el aniversario de mis padres) cuando pasé el peor momento de mi vida (ojo, "momento", como evento de cortísima temporalidad), del cual prefiero no abundar aquí.

Pero contrastando con eso, un día de noviembre recibí el mejor regalo que alguien me haya dado. Y hablo de regalo en la categoría de lo tangible.

Fue hace 6 años. Platicaba con una muy buena amiga de ese entonces por el ICQ (sí, en esas épocas estaba de moda) sobre nuestros respectivos abuelos, fallecidos pocos años antes. Dentro de la nostalgia de la conversación, ella me dijo que me llevaría un regalito a la escuela al día siguiente.

(Huelga decir que ya le había mostrado algo de lo que escribía: cuentos, ensayos, debrayes; y por lo visto, mis textos le habían gustado)

Al día siguiente, ella llegó a regalarme un libro de cuentos escrito por su abuelo. A partir de ese día aseguró su permanencia perenne en mi memoria. Aún conservo el libro, con la dedicatoria que ella escribió de su puño y letra, firmada con fecha de hoy hace 6 años. Ese libro se va conmigo a donde yo me vaya, se fue conmigo a Guadalajara y se vino a mi nueva casa, y se transportará conmigo a dónde yo decida irme, aunque la persona que me lo regaló ya no está en mi vida sino solamente como un gratísimo recuerdo.

No hay comentarios.: