martes, noviembre 01, 2005

Sin título

Tengo 24 años y 7 meses ya cumplidos de edad. A lo largo de todo este tiempo he vivido, sufrido y reído. Difícilmente podría decir que mi vida estaba incompleta. Tengo una familia unida, que me quiere y me apoya; he tenido a mi lado a las mejores personas como amigos; tengo techo y comida 3 veces al día; estudio (a pesar de lo que digo y digan) en una de las mejores escuelas de este país; he encontrado mi vocación, un poco tarde tal vez, pero no lo suficiente como para descartarla... Pero sí, en el fondo sentía que algo faltaba.

Durante muchos años quise mostrar al mundo a un hombre sólido, confiable, incluso seguro de sí mismo, fuerte y que nada pudiera hacer mella en él. No lloré en el funeral de mi abuelo Enrique, aunque mi alma estaba despedazada. Pero lo superé. Al grado que el año pasado que murió mi abuelo Angel, no perdí la oportunidad de resarcir el daño, de rendir tributo a esos dos grandes hombres. El 7 de septiembre de 2004 lloré por Angel y lloré por Enrique.

Aquella fue solo una muestra que detrás de ese Ricardo Otero frío y racional hasta la médula, se escondía un hombre apasionado, sensible, y a la vez, inteligente. Pensaba que controlando mis sensaciones no sufriría, y sin embargo, no me daba cuenta de que estaba consumiéndome lentamente...

Y hace poco finalmente me sentí completo...

Ese algo que faltaba llegó a mi vida. Y con ello, la certeza de que puedo con el futuro. Hoy ya no temo a casarme algún día, a ser un buen padre; hoy no temo a mi futuro profesional; hoy sé que voy a ser un gran periodista y que sabré formar a mis hijos para que sean mejores que yo. Y hoy sé que la fórmula para lograr todo eso se encuentra en una de las más sabias frases de John Lennon: "todo lo que se necesita es amor".

Lo que hoy no sé, es si mi vida volverá a estar incompleta...

1 comentario:

Jorgeleitor el capullo mekanico dijo...

Estoy de acuerdo contigo, pero mirando detenidamente "el patio" me da la impresión que ese amor del que hablaba el amigo Lennon, ha muerto...Y si no que se lo digan a Jesucristo que se pasó media vida promocionando el amor incondicional y al final lo que se encontro es un madero...Y es que en sociedades gobernadas por lobos y a merced de la manipulación completa y sin escrupulos no interesa este tipo de promociones.

Lo siento, pero seguramente encontraras el amor en tus fronteras mas cercanas, pero olvidate de que será bien compartido por la mayoría de los personajes de este proceso que llamamos vida.

Saludos y espaldas, para aguantar las cosas, tal y como vengan.