jueves, octubre 06, 2005

El grito de mis ojos.

¿Le ha pasado a algunos de ustedes que tienen ganas de escribir algo sin saber qué? Lo pondré en términos más comunes, como si tuvieran antojo de comer algo y no supieran de qué. Algo así me está pasado en este momento.

Debería estar estudiando para mis exámenes, o estar leyendo algo, o hacer algo de mayor provecho... OK OK, mi blog afortunadamente no siempre es un recipiente de basura literaria.

El Ing. P&G me dijo ayer que parecía que ya no podía dejar de hablarme por dos días porque siempre salía con cosas nuevas. Eso pasa desde hace poco más de un mes (no daré detalles). Estoy adaptándome a este nuevo modo de vida, porque para acabarla de fastidiar, me gusta.

Lo que "descubrí" (y pongo las comillas por tratarse de algo que en el fondo ya sabía, pero que acabo de sacarlo de mi subconciente) es que mis ojos generan demasiada información, que no sólo hablan, sino que gritan, que ciertas personas no necesitan más que mirarlos para encontrar una respuesta a su pregunta.

Uno diría que esa habilidad solo la tendrían las personas que me conocen de muchos años. Y sin embargo, no es así.

No hay comentarios.: