miércoles, septiembre 21, 2005

Nueva Orleans o la nueva Sodoma

Durante todo septiembre, los ojos del mundo se han posado en Nueva Orleans por la catástrofe del huracán Katrina. Para este ex-periodista-de-clóset, el suceso le ha valido para reafirmar algunos conocimientos en materia periodística, cual ratón de laboratorio para un biólogo.

Hay ciertos pasajes bíblicos que hablan de catástrofes naturales como un castigo divino para poblaciones/razas por vivir en el pecado. Las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por una lluvia de fuego enviada por Dios. El Diluvio acabó con todo ser vivo en la Tierra con excepción de Noé, su familia y una pareja de cada especie animal...

Muerte, devastación, saqueos, historias de terror y crisis de ayuda humanitaria: esa ha sido la vida de Nueva Orleans en los últimos días. De alguna manera, el mundo observa con cierto desdén cómo la naturaleza ha castigado a los Estados Unidos como una especie de "designio divino" por su política exterior.

Por si a Nueva Orleans no le bastara con Katrina, ahora se le acerca Rita, como si fuera la réplica a un terremoto de gran magnitud. Así actúa la naturaleza, que nos muestra que su poder es muy superior a la de cualquier arma. ¿Así actúa Dios?

No hay comentarios.: