lunes, julio 04, 2005

Dos sacrificados dos

Se acaba de anunciar la suspensión de un año para Salvador Carmona y Aaron Galindo. De esta manera, los jugadores no solo se van a perder los próximos dos torneos de liga, sino también el Mundial de Alemania...

Después de todo lo que se dijo, las doscientas versiones que surgieron cuando los separaron del grupo, que si el doping, que si metieron mujeres de la vida alegre a sus cuartos, que si llegaron borrachos de madrugada... Finalmente la "indisciplina" en que consistió la primera versión oficial fue aclarada... O eso creen todos, pero francamente a mi me quedan dudas.

La sustancia consumida, a la que llamaremos "innombrable" (aprovechando que el término está de moda y que efectivamente la sustancia no está en castellano vulgar) fue suministrada por recomendación del encargado del gimnasio del Cruz Azul, a quien por cierto, nadie conocía siquiera en La Noria. Creo que es más fácil aprender el código genético de un ser humano a aprenderse la lista completa de sustancias prohibidas por la FIFA.

Además, me parece ridículo pensar que un hombre como Salvador Carmona, indiscutible en la selección desde hace 8 años y en espera de su tercer Mundial y un joven como Aaron Galindo que aún tiene mucho que demostrar, cometan el error DELIBERADO de meterse cosas prohibidas...

Más alla de que el castigo sea justo o no, es un castigo político. Después de todo el show que armó la FMF para tratar de ocultar la "indisciplina" que cometieron y de tener a FIFA haciéndonos marca personal, se llega a esta determinación porque precisamente ya por ahí corrió la versión de que si no se hacía algo al respecto se podría castigar a México de competencias internacionales, lo que de nueva cuenta (como ocurrió en Italia '90) nos dejaría fuera del Mundial.

Por cierto, su servidor entrevistó a Salvador Carmona cuando la selección fue a entrenar al Tec (4 de febrero de 2005), no es una lumbrera de sabiduría, pero me pareció un hombre centrado y que tiene personalidad en la cancha. Por el lado de Aaron, hace varios meses conocí a su novia... Ay ay ay, ser futbolista no solo deja dinero... Yo sí le prometo a la señorita B. que lo único que va a encontrar en mi sangre y en mi orina son restos de salsa de chamoy.

Así que, culpables o no, Carmona y Galindo fueron sacrificados para que México pueda ir al Mundial con la conciencia tranquila. Ojalá valga la pena y no nos apliquen de nuevo el pago por evento.

No hay comentarios.: