miércoles, julio 06, 2005

...

Pues bien, en este momento no sé si reir, llorar o encabronarme. Creo que la primera no es opción, y con la segunda no logro nada, solo la tercera me garantiza un pleno desahogo...

René Bejarano salió de la cárcel después de pagar una módica fianza de 171 mil pesos, que bien podría ser la cuenta por el uso de la suite que le prepararon en el Reclusorio. Ni siquiera los incontables videos que lo evidencian recibiendo sobornos de Carlos Ahumada fueron suficientes.

Ah, pero el empresario sí sigue en la cárcel. ¿Por qué? Pues porque Bejarano está protegido por Andrés López (sin Obrador por favor) y Ahumada cometió la osadía de atacar su "proyecto alternativo de nación". Sin ánimos de defender a Carlos Ahumada, que también es una fichita, hoy me queda más claro que nunca que el "Gobierno de la esperanza" utiliza los métodos del viejo régimen priista como el de mantener presos políticos que puedan manchar su imagen.

El pueblo mexicano sabe hacer manifestaciones para legitimar causas que son ilegales (taxis piratas, predios asaltados por paracaidistas...) de maneras también ilegales (gente en calzones y con machetes en las calles, bloqueos de avenidas, invadir la Cámara de Diputados con caballos...), pero cuando se trata de hacer un reclamo legítimo no lo hacemos. ¿Por qué? Porque la gente honesta de este país SÍ TRABAJA y sí gana lo que es suyo, porque no tenemos el tiempo para manifestarnos 200 días al año por lo que nos parece injusto.

Es más, cuando nos manifestamos por una verdadera necesidad de la ciudad, López descalifica a la gente que lo hace llamándolos "pirrurris". ¿O qué, ya se les olvidó lo que dijo de la marcha en contra de la inseguridad hace un año?

Pues bien, el Gobierno del DF a lo mejor sí trabaja un poco, pero trabaja mal. Ayer tardé cuarenta minutos en cruzar Insurgentes desde la glorieta hasta Reforma. Carajo, cinco cuadras!!! Todo para dar paso al armatoste horrible ese del metrobús que ha generado solo conflictos.

Y por si eso fuera poco, ese gobierno que fomenta la impunidad, las obras sin terminar y condiciones de trabajo deplorables para sus empleados, se perfila para extenderse a todo el país. Realmente va a ser increíble que aún haya gente que piense votar por ese inepto tabasqueño que habla con faltas de ortografía. Dios nos ayude.

No hay comentarios.: