domingo, mayo 15, 2005

No me llames negro...

Hace algunas semanas, un jugador de futbol argentino fue encarcelado después de un partido de la Copa Libertadores en Brasil. Leandro Desábato, del Club Quilmes, fue detenido en pleno terreno de juego una vez que terminó el partido.

Esto obedeció a que su contrincante del Sao Paulo, Grafitte, demandó ante la comisaría en el estadio que Desábato lo llamó "negro", lo cual en ese país es un delito. Esto género un conflicto incluso diplomático, ya que el consul argentino en Sao Paulo tuvo que interceder para lograr la liberación de Desábato.

Hace un par de días, Vicente Fox hizo una declaración que ha causado escándalo: "No hay duda que los mexicanos y las mexicanas, llenos de dignidad, de voluntad y de capacidad de trabajo, están haciendo trabajos que ni siquiera los negros quieren hacer allá, en Estados Unidos". Oh pecado del señor Presidente, llamar negros a la comunidad afroamericana de los Estados Unidos. Y ni mencionar de lo concerniente a los migrantes.

Justo después de lo ocurrido en Brasil entre Desábato y Grafitte escuché en un programa de radio una interrogante que se hizo un locutor deportivo: ¿Y qué pasa si a un blanco le dices "blanco"? ¿Es racismo también?... Por supuesto que no, a un blanco no le molesta que lo llamen así. Habrá que agradecerle a todos los grupos racistas a lo largo de la historia que hayan desvirtuado el término "negro".

Vicente Fox no hizo mas que evidenciar una triste realidad. Y lo hizo de la misma manera que nosotros lo decimos en una charla de café. Solo que él es Presidente, y el Presidente no puede hablar como nosotros, porque a lo largo de la historia hemos visto a los mandatarios como una especie de semidioses nombrados por el derecho divino.

Lo que me parece más grave es que haya gente que exija que el Presidente pida disculpas por la referencia que hizo de nuestros migrantes. ¿Les parece racista decir la verdad? Mejor señor Presidente, recule su comentario y diga "nuestros connacionales realizan labores 'distintas' a la de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos."

[...]

Creo que en lugar de condenar los resbalones gramáticos políticamente incorrectos del Presidente, deberíamos de preguntarnos por qué es cierto lo que dijo y por qué nuestros migrantes tienen que sufrir como sufren allá.

No hay comentarios.: