jueves, mayo 12, 2005

Errorcitos... o Pumas Patológicos VII

Me ha tocado reconocer cuando un equipo es superior a Pumas y aceptar la derrota a pesar del dolor. Incluso lo hice en aquel Verano de 2002 cuando se trató del América. A quienes me conocen les consta que mi pasión auriazul nunca me ha cegado de reconocer a quienes son mejores.

Esta vez no fue así. Por más que los medios quieran hacer alarde de objetividad reconociendo un "justo" triunfo del Saprissa y por más que los detractores de Hugo y de los Pumas tengan más armas que nunca para decir lo que quieran, Saprissa no fue mejor que Pumas en el balance de los 180 minutos.

Los ticos fueron mejores en su cancha, sí. Aprovecharon su campo sintético, el apoyo de su gente y lo cristalizaron en una ventaja justa. Esa sí, Saprissa fue mejor en Costa Rica. Lo que sí tengo que decir es que las tarjetas amarillas de Beltrán y Marioni fueron baratísimas y provocaron su suspensión del partido de vuelta. Además, el gol de Íñiguez que el árbitro no cedió ley de la ventaja. Errorcitos... Errorcitos de un árbitro estadounidense que nos empezaron a costar el boleto a Japón.

Y si llegaron a encerrarse y a meter el camión a C.U. pues es algo de lo que no podemos quejarnos, hicieron su táctica acorde al juego que les tocaba hacer. Y si metieron su gol en un contragolpe, pues ni modo, era el riesgo que se asumía...

Lo que no se vale, lo que nunca se puede hacer y lo que indigna al futbol es la actitud de jugadores y cuerpo técnico del Saprissa. Jamás en mi vida había visto que un jugador que metiera un gol se fuera a burlar a la banca del rival. Vaya, ni Cuauhtémoc Blanco ha caído en eso. Eso se tiene que sancionar, atenta contra el Fair Play y contra las enseñanzas que nos hacen desde niños a los que hemos practicado este deporte de respetar al oponente.

Jamás en mi vida había visto que hasta los doctores de un equipo entraran a la cancha a hacer tiempo. Jamás en mi vida había visto que un portero se lesionara después de desviar un balón fácilmente hacia arriba de su portería. Y podría continuar una larga lista de estos "jamás", misma que concluiría con un jamás hábía visto un árbitro tan malo en una final de un torneo oficial. Ni siquiera en ligas infantiles.

De acuerdo con cifras provistas por el gran GN, hincha auriazul tan grande como los grandes, se perdieron 21 minutos de juego en el segundo tiempo por faltas que el árbitro marcó en favor del Saprissa. Solo las del Saprissa. Sí, 21 MINUTOS!!! El árbitro se dejó llevar por el juego del Saprissa, un juego tramposo, de fingir lesiones que se curaban con la brisa del aire y de doctores que entraban sin ser llamados al campo.

¿Dónde estaba el señor Carlos Batres? ¿Por qué la CONCACAF no llamó a este partido al único árbitro de buen nivel que hay en la zona (además de algunos mexicanos)? Ah, y no he mencionado la manota que se comió el señor Stott de un jugador tico en el área después de un disparo de Leandro. Errorcitos... Errorcitos... Esos errorcitos nos costaron el boleto a Japón.

Por último, ayer vi con tristeza a gente salir del estadio desde el minuto 75. Si no tuvieron una emergencia para hacerlo en ese momento, esos son los pumas de ocasión que no queremos en CU, que no necesitamos apoyando al equipo. Ustedes, pumas de ocasión, no regresen al Estadio Olímpico nunca, Pumas no es un equipo de moda, Pumas es un equipo que se ha hecho grande gracias a su cantera y no a sus campeonatos.

Lo único que me queda decir es que la CONCACAF estará dignamente representada en Japón por un equipo a su nivel, un equipo que no sabe jugar futbol y que no sabe ganar limpiamente. Crítíquenme, háganme pedazos, sí soy un puma que está hablando en contra del equipo que nos ganó. Porque lamentablemente en nuestro país nos gusta ser agachones y pensamos que ser objetivos es tragarnos la verdad para que la gente no se enoje y no decimos lo que tenemos que decir.

Critíquenme por decir que Hugo Sánchez es un ejemplo de éxito como pocos han habido en cualquier ámbito en este país. Critíquenme por repudiar a aquellos que tienen envidia de la grandeza de Hugo y del equipo que dirige, que ha visto surgir de sus filas a los mejores jugadores mexicanos de la historia y al único técnico que ha dirigido en 5 Copas del Mundo.

Critíquenme por lo que pienso, pero no por decirlo.

Los Pumas Patológicos estaremos de regreso la siguiente temporada... Y así será siempre, pase lo que pase.

No hay comentarios.: