jueves, mayo 26, 2005

David vs Goliat o la música de los ingleses

Era la historia de David contra Goliat en un campo perfectamente empastado de 100 por 70 metros, con 22 guerreros que compartían historias de triunfo y éxito, pero que en el caso de once de ellos, esa historia no era más que la nostalgia de una grandeza casi extinta. Liverpool y Milán enfrentaban lo que para algunos era una de las finales más disparejas de la Champions.

Yo no pensaba de esa manera, aunque también consideraba favoritos a los italianos. Ellos eran el Goliat, fuerte, poderoso, que de un golpe mata. Por su parte, el David, el Liverpool, llegaban con su honda listos para asestar el disparo en la frente de su oponente. David sabía que no los podían golpear primero a ellos, el guión les indicaba lo contrario, porque Milán Goliat mata de un latigazo...

Y sin embargo, Goliat dio 3 golpes. David parecía muerto, sin esperanzas de vida, y de sus flaquezas sacó la fortaleza para dar en la frente no uno, sino dos, sino tres sólidas pedradas a su rival y a su historia como el máximo defensor de un estilo de juego que confunde el orden táctico con un esquema defensivo.

Esta historia épica, enmarcada en la magia de una tierra mística, de la antigua capital de un poderoso imperio que duró diez siglos hasta que la historia y la Edad Media le cobraron la factura. Estambul, la antigua Constantinopla, fue el mudo testigo de un partido de futbol que será recordado por todos aquellos que lo vimos, aunque fuera sólo por televisión.

Con el marcador de 3-0 en contra se escuchaba a la afición inglesa cantar su himno, el "You'll never walk alone". Y en efecto, los "Reds" fueron acompañados por su noble afición aún en el más nublado panorama. Se dice que los británicos son fríos, pero al cantar les hierve la sangre. No por nada, el más grande grupo musical de la historia lo formaron 4 jóvenes de la isla, todos ellos originarios, sí, de Liverpool.

En el festejo de los 50 años del reinado de Isabel II, un grupo de grandes cantantes de la isla entonaron, para cerrar la fiesta, "All you need is love". Se dice que ese es el segundo himno nacional británico, sólo después del oficial "God save the queen". La música inglesa habla de amor y compañerismo y está hecha con el corazón. Y el corazón, que es el músculo más grande del ser humano, es de color rojo: del color del Liverpool.

No hay comentarios.: