viernes, abril 01, 2005

Karol Wojtyla o Juan Pablo II

Los primeros años

http://www.elmundo.com/elpapa/images/BIOGRAFIA--1.jpgKarol Jósef Wojtyla nació el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, Polonia. Miembro de una familia de clase media baja. Su padre, de su mismo nombre, era miembro del ejército polaco. A los 9 años de edad sufrió la pérdida de su madre, Emilia, y tres más tarde la de su hermano Edmund.

Sufrió junto con toda Polonia la invasión de la Alemania nazi de 1939, misma con la que dio comienzo la Segunda Guerra Mundial. Formó parte de la resitencia polaca a la ocupación en la ciudad en la que vivió la mayor parte de su vida: Cracovia, donde residía desde un año antes de la ocupación nazi.

Durante los años de la guerra, Wojtyla también trabajó en una cantera y se dedicó a hacer teatro en una modesta compañía, recitando poemas principalmente. El joven Karol incluso publicaba su poesía en un diario bajo un pseudónimo. Además, era un amante de los deportes, principalmente del futbol y del ski alpino.

En 1941 fallece su padre. Después de este suceso, empieza a encontrar su vocación por el sacerdocio. Al año siguiente entra al seminario clandestino de Cracovia. Finalmente es ordenado sacerdote el 1° de noviembre de 1946. Inmediatamente fue enviado a Roma a hacer estudios teológicos, obteniendo el doctorado en 1948, para finalmente regresar a Cracovia.

Un hombre religioso

Durante los años siguientes alterna su sacerdocio con la docencia, enseñando religión en escuelas primarias y más tarde impartió la cátedra de Ética y Teología Moral en la Universidad Católica de Lublín y en la Facultad de Teología de la Universidad Estatal de Cracovia. Viviendo en un país regido por comunistas a las órdenes de la Unión Soviética, el oficio de sacerdote era prohibido y prácticamente tenía que realizarse desde la clandestinidad.

Fue nombrado Obispo por el Papa Pio XII el 23 de septiembre de 1958, apenas a los 38 años de edad. Quedó a cargo de la diócesis de Cracovia a partir de 1964. Tuvo una importante participación durante el Concilio Vaticano II, que fincó una serie de reformas sobre el culto religioso.

Es nombrado Cardenal por el Papa Paulo VI en 1967. Precisamente en ese año se dan importantes acercamientos entre el clero polaco y el Estado comunista, donde Wojtyla tuvo una participación importante en los diálogos.

Participa en el Cónclave donde Albino Lucciani es electo Sumo Pontífice, bajo el nombre de Juan Pablo I, en 1978, en honor de sus predecesores Juan XXIII y Pablo VI. El mundo quedaría pasmado 33 días después de su nombramiento al recibir la noticia de su muerte, mientras dormía en su habitación del Vaticano.

Habemus Papam

http://www.historialago.com/xto_papa_juan_pablo2_01.jpgSin figurar inicialmente entre los favoritos para la sucesión, Karol Wojtyla es nombrado el Pontífice número 264 de la historia el 22 de octubre de 1978, a la relativamente joven edad de 58 años. Se trataba del primer Papa no italiano en 456 años. Elige el mismo nombre de su antecesor, por lo que Karol Joséf Wotyla sería conocido a partir de ese día como Juan Pablo II.

Dos meses después realizaría su primer viaje. Previa escala en República Dominicana, plantó su pie en suelo mexicano, para que, acto seguido, besara el piso, un rito que se repitió en sus posteriores giras pastorales mientras su cuerpo se lo permitió. Tiempo después aseguraría que fue precisamente en México donde encontró su vocación de ser un Papa viajero.

Visitó 133 países, por no mencionar las numerosas giras al interior de Italia. Con sus viajes, recorrió el equivalente a 28 vueltas a la Tierra. Entre los países que más visitó figuran su natal Polonia, Portugal y, por supuesto, México.

Un Papa mexicano

http://www.eclesiales.org/fotos/jpii44.jpgOnce años después de su primer visita, Juan Pablo II regresó de nueva cuenta a un México rendido a sus pies y volcado a seguirlo. En 7 días visitó 10 estados de la República, teniendo reuniones incluso con los sectores más desafortunados. Nuestro país fue testigo de un Papa fuerte y vigoroso a pesar de sus casi 70 años de edad. Su gira pastoral obedeció, principalmente, a la Beatificación del indio Juan Diego, a quien se le apareció la Virgen de Guadalupe por primera vez, en 1531.

El Papa peregrino regresó en una visita fugaz de apenas 24 horas en 1993, en la Península de Yucatán. Aquella visita representó la primera vez que un líder religioso fuera recibido en nuestro país como Jefe de Estado, después de las reformas constitucionales que le daban identidad jurídica a los ministros de culto en 1992. Juan Pablo II se dirigió principalmente a los indígenas de la región.

Un Papa cansado llegaba a México en enero de 1999, veinte años después de su primera visita. Su condición física no le permitió salir de la Ciudad de México. Pero pude constatar como en 5 días Juan Pablo II rejuveneció, volvió a sonreir como pocas veces lo hacía ya en esos años. El cariño de su México siempre fiel lo hizo volver a vivir y a ser joven. En la memoria queda el encuentro con los Jóvenes en el Estadio Azteca, con 120 mil personas vestidas de blanco donde el Sumo Pontífice dijo "hace un año me he sentido un Papa carioca, hoy puedo sentirme mexicano". México adoptó desde su primer día en nuestro país a Juan Pablo II, y Juan Pablo II adoptó a México.

Finalmente en 2002, Juan Pablo II concluyó su misión hacia México y hacia su amada María de Guadalupe. Contra toda recomendación médica, regresó a tierras aztecas para canonizar finalmente a Juan Diego. Durante su pontificado expresó un cariño especial hacia la Guadalupana que fue alimentado por el amor recíproco entre el pueblo mexicano y él.

El atentado



="http://www.bbc.co.uk/spanish/specials/images/1245_papa25/2133857_papa1981.jpg"El 13 de mayo de 1981, Juan Pablo II recibió dos impactos de bala en la Plaza de San Pedro, durante el festejo por la aparición de la Virgen de Fátima. Los disparos provenían de un extremista turco de nombre Mehmet Ali Agca. El mundo entero vio desvanecerse al Pontífice arriba de su Papamóvil. Inmediatamente fue trasladado al Policlínico Gemelli y fue intervenido quirúrgicamente durante 5 horas. Su vida fue salvada
.

Dos años más tarde, el 27 de diciembre de 2003, Juan Pablo II visitó a su agresor en la cárcel. Un arrepentido Agca fue perdonado por el Papa, en un gesto de bondad difícilmente predecible. El turco se convirtió al catolicismo y fue absuelto por la justicia romana en 2000. No obstante, fue deportado a Turquía, donde se mantiene encarcelado por crímenes previos.

Distintas versiones apuntan a la teoría de que detrás del intento de homicidio al Papa habían intereses comunistas. Incluso, hace pocos días, el propio Agca admitió que detrás de esto estaba la KGB y, en declaraciones muy polémicas, que recibió ayuda de gente del Vaticano. Nada está probado aún, pero una teoría de un asesino solitario parece impensable.

Juan Pablo II en la historia



http://www.lavanguardia.es/multimedia/fotos/galeriafotos/25anyspapa2/fotos/foto9.jpgEl sitio histórico que ocupa Juan Pablo II lo coloca entre los personajes más influyentes del siglo XX. El Papa polaco fue uno de los principales opositores del régimen soviético. Ayudó activamente al movimiento Solidaridad que llevó a Polonia a liberarse del régimen comunista, de la mano de Lech Walesa. Dos obreros, Wojtyla y Walesa, liberaron a su país. Gracias a la constante presión ejercida desde el Vaticano, en conjunto con numerosos factores, el mundo vió caer el muro de Berlín en noviembre de 1989.

Juan Pablo II logró importantes acercamientos del catolicismo con otras corrientes religiosas. Fue el primer Papa que rezó en una sinagoga judía y en una mezquita musulmana. Precisamente en torno a los primeros, pidió perdón a nombre del catolicismo por abandonarlos durante el genocidio de la Segunda Guerra. Hizo lo propio por los horrores de la Santa Inquisición.

No contento con estos logros, fue capaz de acercarse a líderes mundiales antireligiosos, como el caso de Fidel Castro. Durante los últimos años logró visitar Cuba (21 a 26 de enero de 2000) y Jerusalén (21 y 22 de marzo de 2000), dos lugares que parecían impensables, el primero por la prohibicíón expresa al culto religioso por parte del gobierno castrista, y el segundo por tratarse de un lugar de constante conflicto donde conviven de manera poco armoniosa católicos, judíos y musulmanes. Precisamente en Jerusalén pidió perdón por el olvido del catolicismo al pueblo judío durante el holocausto.

El Papa desde el punto de vista del Mac



="http://www.lavanguardia.es/multimedia/fotos/galeriafotos/25anyspapa2/fotos/foto11.jpg"Estudiar 12 años en escuelas católicas no pasan en vano. Sin embargo, la admiración que siento por el Sumo Pontífice va más allá de los dogmas, la educación e incluso la religión misma.

En su visita de 1999, tuve la oportunidad de asistir a la misa que ofreció en la Basílica de Guadalupe. Es un espectáculo fascinante asistir a una misa celebrada por el Papa. El fenómeno de lo que puede provocar este hombre es impresionante. Ríos de gente se abalanzan a las calles solo por ver a Juan Pablo II por 5 segundos, después de esperar horas e, incluso, dormir bajo el cobijo de las estrellas. Puedo atestiguar que la cercanía física del Papa genera un sentimiento de paz y un júbilo indescriptible.

Juan Pablo II ha sido acusado por su rigidez ante temas como los anticonceptivos, el aborto y la eutanisia por grupos liberales. SI bien la Iglesia hizo un importante esfuerzo por acercarse a la gente gracias al Concilio Vaticano II, los principios sobre la que fue basada no pueden ser cambiados por el paso del tiempo. Nos guste o no, el cristianismo defiende el derecho a la vida y condena todo aquello que puede afectarlo. Quienes me conocen saben que veo al aborto como un homicidio y a la eutanasia como una falsa misericordia. Nigún hombre puede decidir cuando termina la vida de otro ser humano.

Las últimas horas

He pasado casi 24 horas al borde de la televisión y de la computadora a la espera de noticias. El desenlace parece inminente, y cada segundo se vuelve más largo. Confieso que al recordar cada momento que viví cerca y alrededor del Papa durante sus visitas a México me conmuevo casi hasta la lágrima. A este hombre lo admiro, y la palabra "admiración" en el Mac representa un superlativo. Muy poca gente se hace acreedor a esto.

Y mi admiración va más allá de lo religioso. Es la admiración por un hombre que dio su vida por cambiar al mundo, y que finalmente, en el alcance de sus posibilidades, lo logró. Me he tardado horas en escribir esto, pero si lo he hecho es porque quiero que lo entiendan, que conozcan la vida de un hombre ejemplar, que sufrió, que aprendió de eso, que volvió a sufrir, y que tomaba esto no como un castigo divino, sino como la oportunidad de ser un mejor ser humano. Ese fue el ejemplo de vida que quiso mostrar durante sus 31,000 días (exactos) en este mundo y 9,659 de pontificado.

Juan Pablo II está a punto de realizar su último viaje.

Feliz viaje, peregino. Hasta pronto.


_______________________________

iTunes dice: Here Today - Paul McCartney

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.