martes, marzo 01, 2005

Un año después o video killed the radio star

Haciendo alusión a un famoso post en el blog de XdU, se está cumpliendo un año del primer videoescándalo que cimbró al Jefe de Gobierno. Gustavo Ponce fue evidenciado apostando fuertes sumas de dinero en un casino de Las Vegas cuando su "austero" sueldo de Secretario de Finanzas del DF no lo hubiera permitido.

Dos días después vinieron los bejaranazos. Uno tras otro salían videos del operador político de Andrés López guardando fajos de billetes hasta en los bolsillos, como en el más chafa filme de gansters. Como me hicieron sufrir ese 3 de marzo, tenía que dar mi segmento de noticias nacionales en el noticiario de Concepto Radial y Brozo nos madrugó a todos con su bomba informativa.

La historia ya la conocemos: el complo', la canallada, el no al desafuero, los innombrables, las pruebas que hacen evidente la conspiración que nunca han salido a la luz, las marchas, los cómics, las mentiras dichas cien veces que se convierten en verdad, el chofer que gana 60 mil al mes, la paranoia mediática y los discursos sin sentido a las 6 de la mañana.

Hoy en el noticiario nocturno vi las últimas declaraciones de Andrés López: "vamos a esperar el dictamen de la sección instructora... luego vendrá el amparo, para no perder mis derechos políticos... y luego a hacer campaña desde la cárcel..." Al final de la palabra "cárcel", López hizo una mueca de ay-huei-qué-dije?. Y es verídico, la mueca fue grabada. Razonemos un poco. Si el señor se ampara, no va a la cáaarjel, (vean "El privilegio de mandar") y si no va a la cáaarjel, no puede hacer campaña ahí dentro.

Ah, y la cuestión de las aportaciones voluntarias. Como ustedes saben, mi señora madre trabaja en la Secretaría de Transporte y Vialidad del DF (sí, qué irónico). Pues a la JUD (mi madre pues, ese es su puesto en SETRAVI) le dieron una calcomanía de "no al desafuero" para su automóvil, bajo la amenaza de que no la dejarían entrar al estacionamiento de la Secretaría si no traía pegado dicho pegoste. ¿Hasta dónde hemos llegado? Por cierto, la JUD, estoica ante todo, no la ha pegado.

Ayer también una encuesta reveló que el 61% de la población piensa que Carlos Ahumada es un preso político. No defenderé el señor Ahumada, quien creo que es todo un estuche de monerías, pero yo también estoy en ese 61%. Me pareció increíble ver la rapidez con la que se detuvo y se presentaron las pruebas en su contra, cuando los órganos de justicia del DF son incapaces de detener a los ladrones, violadores, asesinos y criminales genéricos. Mientras tanto, René Bejarano pernocta en una suite presidencial en el Reclusorio Norte.

Miéntenme la madre si quieren, pero veo en Santiago Creel una persona decente e inteligente, pero con el mismo defecto de Fox: le faltan pantalones. Tuve la oportunidad de entrevistarlo en el 99, antes siquiera de que fuera candidato a Jefe de Gobierno y esa fue la impresión que me dejó. Hace poco dijo que en México ya debe acabar la época de los privilegios a la clase política, como el fuero. Un sueño guajiro, considerando que quienes tienen que votar para que el fuero desaparezca son sus primeros beneficiados: los diputados, la fracción de nuestra política de más bajo nivel y con mayor poder.

Josef Goebbels dijo que una mentira dicha cien veces se convierte en verdad. Estoy cansado ya del discurso de la campaña de no al desafuero. El uso de las frases "no está solo", "no nos quiten la esperanza", "no a la canallada..." ("la canallada"? suena como a título de telenovela), "lucharé desde la cárcel". Mentiras, engaños, sofismas al por mayor y el PRD aprovechándose del bajo nivel educativo de la población. Pregúntense ustedes por qué la gente con mayor nivel educativo del país muestra un mayor rechazo a la campaña de Andrés López.

Y no me intenten convencer de lo contrario. He descubierto que romper este paradigma es harto complicado de los dos lados. Los que están en contra del desafuero piensan que este es un asunto pólítico, y los que estamos a favor del desafuero pensamos que esto es un asunto legal. Habría que empezar por convencer al contrario de cambiar la base de este paradigma (política vs legal).

A un año de los videoescándalos ya poca gente los recuerda. Nadie me ha probado que Carlos Salinas esté involucrado. Nadie me ha comprobado que López no violó la ley. Nadie me ha comprobado que López no esté involucrado en los asuntos turbios de René Bejarano. Lo único que he comprobado es el grado de impunidad que reina en la ciudad de la esperanza, el mismo que Andrés López quiere contagiar al resto del país.

No hay comentarios.: