lunes, marzo 21, 2005

"Llámenme ardido, pero..." o Pumas Patológicos VI

Trato de ser muy objetivo en mis críticas. Igual le he repasado críticas a mis equipos como a cualquiera. A todos les consta. El problema es que si América le gana a Pumas y hablo mal del América de inmediato me dicen ardido, aunque tenga la razón. Pero lo que voy a decir ahora me deja con la conciencia tranquila, aunque me llamen ardido.

El show fue redondo para Televisa. No ganó el mejor, simplemente ganó el que metió más goles. Y es que esa es la única objetividad que conoce el futbol: la de los goles. Hoy entendí por qué no va a la gente a ver al América al Azteca: porque al aficionado al futbol no le gustan los equipos que se echan atrás y cuyo futbol depende de lo que le deje hacer el otro. Lás Águilas practican una versión mexicanizada del catenaccio italiano, esa es la escuela de Manuel Lapuente, de la cual Mario Carrillo es alumno graduado con honores.

Y para acabarla, América ganó de la mejor manera que sabe hacerlo: con la ayuda de los árbitros. Ah, no me digan que no fue fuera de lugar el gol del "Piojo" López. Yo tuve la jugada a 150 metros de distancia en las gradas, sin la magia de la repetición instántanea y lo vi claramente. Ah, y tampoco recordemos el gol de Zamorano en la final América-Necaxa, el que les abrió el camino al título hace unos años, con un fuera de lugar del tamaño del propio Azteca.

Por si nos faltara algo más, a Hugo Sánchez parece que no le importa perder contra el América. Vas perdiendo por dos goles, sacas a un delantero (Botero) y metes a un defensa (Pineda). Eso tiene un nombre: suicidio. Gracias Hugo, por regalar el partido contra el América, el que más nos importa a los aficionados, el único que no soportamos perder. Ojalá dejes de decir que eres cuatito de Carrillo.

Al América creo que lo único que tengo que alabarles es a Claudio López. Qué jugadorazo. Y lo digo en serio, se nota el nivel. Diría lo mismo de Cuauhtémoc, pero su gran futbol es opacado con sus actitudes de niño chiquito dentro y fuera de la cancha.

Hoy me di cuenta por qué no podría ser nunca aficionado del América: porque mis principios de vida y la educación bajo la que fui criado no me lo permiten. Porque no podría apoyar un equipo que compra títulos (84-85 y Verano 2002, son solo dos ejemplos) y partidos, que juega esperando recoger las migajas que les deja el rival. Tanto en Pumas como en América hay grandes estrellas que admirar a lo largo de su historia. La única diferencia es que nosotros formamos las nuestras.

Pero al final de cuentas, América ganó por lo que dejó de hacer Pumas. Disfrútenlo, oh repudiados hinchas cremas, los invitamos a que nos vean por tele (sí, de su televisora si quieren) en diciembre cuando estemos jugando en Japón.

iTunes dice: Como no te voy a querer - Afición Puma en el estadio Olímpico

PD: La barra Pumas Patológicos anuncia la apertura de su espacio virtual, donde podrán expresarse todos los aficionados de corazón azul y piel dorada: http://pumaspatologicos.blogspot.com

2 comentarios:

The guy without a name dijo...

Pocas veces, o más bien creo que es la primera vez en que no estoy de acuerdo con tus post, tenemos ideales políticos similares, pero en futbol... estamos totalmente en desacuerdo.

1.- No puedes quejarte de que gane el equipo que meta más goles por que los pumas últimamente han corrido con una suerte similar
2.- Digan lo que digan, NADIE, absolutamente NADIE, puede asegurar que el América compre sus títulos, es algo que se puede notar mucho pero no es comprobable.
3.- La ayuda de los arbitros no son más que errores de ellos mismos, de los cuáles, América, Guadalajara, Cruz Azul, Pumas, Celaya, Colibríes, etc... etc... han tenido ventaja a favor y en contra...

No te digo ardido, sólo que creo que no es objetivo del todo tu comentario.

Mac dijo...

Agradezco tu comentario mi estimado. Precisamente por eso lancé mi "advertencia" al principio. Lo de los goles no fue queja, digamos que fue un simple suspiro de resignación. Y pues lo de lo otro, coincido contigo en que los árbitros son humanos, y ruego que el error del Sr. Morales en CU haya sido eso: un error humano; sólo me pregunto por qué cada vez que hay errores arbitrales graves en partidos entre Pumas y América siempre favorecen a estos últimos (Joaquín Urrea, Paul Delgadillo, Mauricio Morales...). Me huele raro, muy raro... Pero eso sí, me queda claro que Pumas no dejó ir la temporada en este partido, sino en todas las derrotas que llevamos acumuladas en el torneo.

Por último, bendito sea el futbol que me da un respiro para desahogar todo mi coraje que guardo del mundo cada semana.