viernes, marzo 11, 2005

Entrevista al rector o cnclusiones de un estudiante universitario

Me encontraba en la casa de casi todos los mexicanos este viernes 11 de marzo haciendo lo mejor que podía hacer: leer el periódico.

En la sección "Universitarios" del periódico Reforma, me llamó la atención una entrevista hecho al Rector de mi escuela. Carlos Enrique González es un buen chavo, buena gente, dicen que con una memoria envidiable (yo aún lo dudo, nunca me ha llamado por mi nombre) y medio carismático. Más aun me llamó la atención el título del artículo: "Difícil recuperar inversión educativa".


La cuota del semestre enero-mayo 2005 en el Tec es de 52,685 pesos sí pagas todo anticipadamente (es decir, de un sablazo); o bien, 12,550 de inscripción y cuatro pagos de 10615 (que dan un total de 55010 pesos) en cómodas (¿cómodas?) mensualidades. Señoras y señores, eso cuesta la educación en el Tecnológico de Monterrey hoy en día. Y cada semestre hacen un "ajuste", que en realidad es un aumento no menor al 5% a las cuotas.

Carlos Enrique asegura que de acuerdo con los datos obtenidos de la generación graduada en 2004, un ex-a-Tec gana entre 8 y 12 mil pesos al mes. Y que hay otros pocos menos afortunados en la brecha entre 4 y 8 mil. Cuando los alumnos rebasan la mitad de la carrera las pláticas sobre lo que debería de ganar uno al salir son más frecuentes. Sondeos recientes indican que lo mínimo que espera ganar un alumno del Tec al graduarse es el monto de su colegiatura, lo cual, francamente tiene sentido.

Ante esto, el Rector asegura: "No es que no haya trabajo, sino que los alumnos no agarran opciones que porque les pagan poco, yo les digo que salgan más humilditos". Comprendo los esfuerzos que ha hecho el Tec para bajar de las nubes a sus alumnos, pero la humildad no significa rebajarse, sino buscar lo que realmente le corresponde a uno. Y creo firmemente que si la eduación en el Tec vale 10,615 pesos al mes, un egresado debería valerle al mundo laboral al menos lo mismo. Y si no, ¿por qué escogimos el Tec sobre la UNAM o el IPN?

Otro apunte de CEGN: "El problema es que los muchachos entiendan que son carreras de resistencia y no de velocidad, además sabemos que el 85 por ciento ha encontrado trabajo antes de tres meses". A mi ya me quedó clarisisisisisisisisimo eso de la resistencia por sobre la velocidad. Y ese dato del 85%, cómo explicarles que yo llevo 8 meses sin encontrar trabajo, y precisamente cuando en mi curriculum ven que estoy en el Tec hasta como que no les hace tanta gracia. Pero oh sorpresa, yo no entro en esa estadística porque aún no me he graduado.

Hace algunos años cuando trabajaba en Bellas Artes le pedí a mi directora de carrera de aquel entonces que me ayudara para acomodar mi horario para poder trabajar y estudiar. Su respuesta fue seca: "no puedo, la filosofía del Tec es la de estudiantes de tiempo completo". Hay universidades que incluso fomentan que sus alumnos trabajen los últimos semestres de la carrera.

Ahí se las dejo para que saquen sus conclusiones. No más les digo que no me arrepiento de haber entrado al Tec, pero que en este momento mi ánimo es de que una vez que reciba mi título sentiré no tener deuda alguna con mi alma mater. ¿Por qué siempre me pasa eso en cada escuela que piso?

No hay comentarios.: