martes, enero 18, 2005

Segundos pisos o psicología del mexicano

Hace unos días, Andrés Manuel aseguró que inauguraría el segundo piso del Periférico el domingo 23 de enero. Vaya que me hizo reir. Para aquellos que vivimos en las inmediaciones de la zona de desastre, esta promesa no fue más que una ridícula broma, pero al parecer el pejelagarto va en serio.

Justamente la semana pasada decidí probar Periférico para ir a mi escuela. Eran las 11 de la mañana, tal vez cuando menos tráfico hay en la ciudad. Y resulto ser muy buena opción a pesar de las obras. Sin embargo, eso cambió con el anuncio de nuestro Jefe de Gobierno. Ahora se trabajan las 24 horas del día y es impasable por ahí.

Pero oh sorpresa, luego anunciaron que aunque la inaguración sería este domingo, las obras terminarían hasta abril. Pues claro, hay que reconstruir la lateral, arreglar el asfalto y recoger todo el muladar que tienen ahí.

Ayer que lo vi arremetiendo por su paranoico complot en El Encino, lo único que espero es que proceda el desafuero en su contra. Coincido con Martita Sahagún, Andrés Manuel no pasará. Por nuestro propio bien, así sea.

No hay comentarios.: