miércoles, enero 05, 2005

Deportes de lujo o salvemos al futbol americano

Por segundo año consecutivo, enero nos trae consigo la desaparición de otro programa de futbol americano universitario. En lo que algunos llaman la "crónica de una muerte anunciada", parafraseando a Gabriel García Márquez, los Aztecas de la UDLA se convierten en solamente historia.

Los Aztecas fueron los últimos tricampeones de la Conferencia de los Diez Grandes de ONEFA, la mejor liga de este deporte en México. Por sus filas pasaron jugadores que ya han probado suerte en la NFL Europa como Marco Martos y Carlos Rosado, por no mencionar otros más que hicieron historia como Oliver Feria y Edgar Zapata. Entre 1995 y 1997, en México no se vio un equipo mejor que el conjunto de verde, cuyos triunfos le dieron a su estadio el nombre de "Templo del Dolor".

La historia de los Aztecas es la de un equipo exitoso, ganador, que dio fin junto con el Tec Monterrey al dominio histórico de más de medio siglo de los equipos de la UNAM y del Politécnico. Y junto con el equipo, creció la imagen de esta institución, enclavada en Cholula, Puebla, con mayoría de estudiantes foráneos y unas instalaciones envidiables. "Invertir en deporte es invertir en imagen", me dijo Toño Rosique una vez. Pues eso es justo lo que hizo la UDLA la década pasada con muy buenos resultados.

El futbol americano en México no debe ser visto sólo como el deporte. Es una opción para que un estudiante, aprovechando sus habilidades, tengan acceso a una educación de primer nivel en una buena institución. Las universidades privadas han aprovechado el prestigio que tienen hoy en día para ofrecer becas a los mejores jugadores de la nación y llevarlos a sus filas.

Cerca de 70 estudiantes verán truncada la posibilidad de hacer lo que más les gusta. He tenido la oportunidad de vivir a nivel de cancha lo que se vive en un partido de ONEFA y puedo asegurarles que la pasión y la entrega de un jugador de futbol americano es algo que no se encuentra en ningún otro lado. Hace un año fueron los Tec's Chihuahua y Laguna. De acuerdo con esas experiencias, sabemos que algunos jugadores de la UDLA tendrán cabida en otros equipos, pero no todos correran con esa suerte.

Los Aztecas terminaron la campaña 2004 con seis triunfos y tres derrotas, llegando a semifinales. Mismos números que en el 2003. En diez años, los Aztecas tuvieron tres campeonatos y solo en dos años no llegaron a playoffs. La rectora de la UDLA aduce que el futbol americano es un "lujo" que no puede solventar la universidad (que dicho sea de paso, es de las más caras de México).

Me pregunto si la rectora practicó algún deporte y sabe de la importancia que tiene en la formación de una persona. Me pregunto desde cuándo prácticar un deporte tiene que ser un lujo. Por ahí surgen las voces de exjugadores que quieren hacer revivir al equipo por medio de un patronato. Mientras tanto, ha desaparecido un equipo exitoso, ya que el deporte ha pasado de ser una alternativa a ser un lujo.

No hay comentarios.: