martes, noviembre 23, 2004

Presupuesto 2005 o no te guardes los cambios

Hoy en la mañana leí en la primera plana de cierto periódico local que dentro de las pantanosas negociaciones del presupuesto federal, está contemplado un aumento de 3 mil millones de pesos en los recursos que recibirá el Gobierno del D.F.

En este arduo 2004 lleno de complo's, videos, acusaciones, amenazas y un país que piensa en el 2006 ignorando el 2005, este asunto del presupuesto no se ha podido quedar atrás y ha pedido que le dediquen también ríos de tinta y declaraciones que van de lo absurdo a lo ridículo.

Los perredistas seguramente se sienten un poquito compensados por el "atraco" que sufrieron por el recorte del "subsidio educativo" junto con los demás 31 estados. Y uno se pregunta por qué el D.F. hizo tanto ruido y las demás entidades no. Viendo cifras hace poco más de un mes, la mayoría de los estados usaban entre el 50 y el 66 por ciento de estos recursos para la educación, pero el D.F. utilizaba en este rubro la poderosa cantidad de cero.

Me pregunto qué se podrá hacer con los 3 mil millones que le "devolvieron" a la ciudad. Tal vez se mejore el transporte público, se de capacitación a los policías (en lugar de darles patines), se destinen recursos a la procuración de justicia, se entreguen las enemil placas que están sin entregar y se trate de reducir aunque sea un poquito la onerosa deuda que está adquiriendo la ciudad.

Pero creo que en lugar de ello, los programas prioritarios de la Ciudad se podrán mantener:

1. Financiar la magna obra del segundo piso del Periférico, que solo beneficia al 19% de la población que usa automóvil particular, olvidando al otro 81% que viajan en microbús y metro, que son los que sí aprueban la gestión de Andrés Manuel.

2. Dar limosnas a los ancianos, sin aprovechar su talento y su experiencia en obras y programas que beneficien a la ciudadanía.

3. Mantener la mafia del sindicato del DF, que le da derecho de lactancia a las mujeres con niños de hasta 9 años (¡chamacos precoces!).

4. Mandar a hacer más mantas con la foto de Andrés Manuel y la leyenda déjenlo trabajar.

5. Financiar la gira que está haciendo por toda la República para presentar su librito de Un proyecto alternativo de nación, inviable a toda costa, utópico y que pretende regresar a México a las épocas populistas de Luis Echeverría.

6. Conciertos de Belinda en el Zócalo, como parte del programa de fomento a la cultura.

7. El segmento de la hora estatal, que le sigue a la hora nacional, los domingos a las 10:30 de la noche, un tristísimo espacio gratuito de publicidad para que Andrés Manuel siga acusando su paranoia del complo', las fuerzas oscuras, el innombrable y sus adversarios políticos.

8. Sostener un sistema ineficaz de justicia que no fue capaz de encontrar pruebas que demostrarán la culpabilidad de René Bejarano.

9. Comenzar con la campaña rumbo a la presidencia del 2006.

Como diría Cristina Pacheco, seguidora de López Obrador, aquí nos tocó vivir. No olvidemos que Canadá tiene mucho territorio aún por poblar.

1 comentario:

The Prin dijo...

Mi Mac,

No podría estar más de acuerdo contigo... Yo estoy convencida de que la única forma en que resulta conveniente vivir en la Ciudad de México es si eres una ciudadana de la tercera edad, madre soltera, que viva lejos lejos de San Jerónimo, que se dedica a vender mantas al PRD y fan de Belinda (o Chayanne).

Es increíble cómo las personas no se dan cuenta de cómo nuestra calidad de vida como capitalinos disminuye cada hora. Balaceras en las esquinas, linchamientos, muertos, asaltos, violaciones... todo eso que se escuchaba tan lejano hace unos años ahora no es más que nuestra realidad cotidiana.

Yo digo... si nada más están haciéndole al populismo, ¿por qué no lo hacen de verdad con programas que nos beneficien a todos? Ah, tal vez sea porque son políticos, no hermanas de la caridad...